Editorial juveníl

Del teatro, los sueños y la revolución

Diálogo con Guillermo Calderón
Copyright: Eugenia Paz

de Maya Saupe Morocho

Por fín, lo logré. Una entrevista con el director, dramaturgo y guionista Guillermo Calderón. Debido a la pandemia no fue posible que él y su equipo llegaran, así que vimos la obra "Dragón" en una pantalla como livestream desde Chile, y pudimos conocerlo más tarde en una conferencia de Zoom. A través de los contactos de correo electrónico obtengo su número de teléfono personal.... uiii que honor... y directamente me choco con el siguiente problema, la diferencia horaria.

En la madrugada en casa de Guillermo en Santiago y al mediodía en mi casa en Düsseldorf y poco antes de salir al trabajo, conseguimos conectarnos por un momento y olvidar la diferencia horaria y geográfica.

Editorial juveníl: Buenos días. ¿Como se encuentra?

Guillermo Calderón: Bien, bien.

Editorial juveníl: Nuestro equipo editorial está formado por jóvenes de 16 a 29 años todos muy interesados en el teatro y en el periodismo. ¿Usted cuándo empezó a interesarse por el teatro.?

Calderón: Cuando tenía justamente 15 o 16 años y entré al grupo de teatro del colegio. Me interesó actuar y eso era los que más me interesó en todo el colegio.

Editorial juveníl: ¿Entonces al principio solo actuaste en el teatro y entonces cuando empezaste a escribir tus primeras obras?

Calderón: Mucho después. Estudié teatro en la universidad, me convertí en actor. Después me convertí en director, y después de ser director tantos años, me convertí en dramaturgo.

Editorial juveníl: Vale. Y era posible para usted o para la generación perdida que se emocionaran e ilusionaran en el teatro en su época. ¿O era más difícil antes que ahora?

Calderón: Yo diría que era fácil porque el teatro era una forma de encontrarse culturalmente y políticamente. Entonces había mucho teatro „underground“ y era una subcultura muy linda y a la cual mucha gente quería participar y también había mucha gente interesada en verla. Así que sí, había mucho teatro.

Editorial juveníl: ¿Había otros intereses o afecciones además del teatro?

Calderón: No... bueno la política. Eso era lo que ha marcado toda mi vida, la política y el teatro. Y siempre estuve muy cercano al cine y a la literatura.

Editorial juveníl: Me gusta mucho su sentido de humor algunas veces un poco oscuro. Me parece estupendo que sus personajes no tengan pelos en la lengua que se atreven a hablar de manera indecente y de temas inapropiados con un vocabulario a veces vulgar. ¿Es usted también una persona muy sarcástica en su tiempo libre y con sus amigos y su familia? O se guarda esos rasgos para sus obras de teatro para dejar al público en shock?

Calderón: No. Yo diría que por lo general soy muy serio en el trabajo y como la gente me conoce, pero cundo me conocen un poco más y estamos en el mundo privado me gusta mucho reírme y me gusta mucho tener ese sentido de humor que está en las obras. Y yo creo que es parte de la cultura de mi familia. Y mucha gente se sorprende porque la gente que no me conoce profundamente no conecta mi imagen con el sentido de humor de la obra, pero en realidad la obra hable más de mí de lo que yo hablo de mí.

Editorial juveníl: A usted le gusta provocar al público dejarles en shock una palabra clave en sus obras. ¿Piensa que la gente a veces cierra los ojos a la realidad? Y ¿es por eso que usted se dedica a despertar o a dejar en shock a su público?

Calderón: Bueno yo pienso que hay dos razones. Una es que encuentro que el shock es parte del placer del teatro. O sea uno va al teatro a ser sorprendido y tener una experiencia intensa que de estética y política. Entonces el shock es parte de ese placer. Y segundo también porque la fuerza del teatro en mi caso, tiene que tener esa fuerza política. Y muchas veces es necesario que el mensaje y el contenido tenga energía y fuerza y claridad. Y eso es también parte de ese Shock.

Pero a mí me interesa mucho y lo principal es que el teatro sea una experiencia completa. De estética, política, y que también tenga placer. Por lo tanto siempre pienso que un elemento como el Shock tiene que cumplir con todos esos requisitos.

Editorial juveníl: En el diálogo posterior a la obra usted dijo que la generación perdida tenía que encontrar su voz de nuevo. ¿Cree usted que lo consiguieron?

Calderón: (suspira).. Si, lo consiguieron a través de una fuerza colectiva donde muchas voces lograron a juntarse. Y esto no solo es el teatro, sino que todas las artes lograron construir un discurso de básicamente.. ¡aparecer! La generación que estaba perdida y desaparecida ahora aparece y existe.
Entonces es una generación que se construye a partir que como empieza a aparecer en la cultura popular.

Editorial juveníl: Mucho cambio desde entonces. Aquí en Alemania hay muchas manifestaciones por ejemplo por la protección del clima contra el racismo contra los gobiernos corruptos en algunos países etc. Hace unos meses por ejemplo hubo algunas manifestaciones aquí en Alemania contra el gobierno corrupto de Colombia.

Y estas manifestaciones suelen ser llevadas por jóvenes. Los jóvenes ya no se quedan callados ellos se levantan y acusan al gobierno y a los y a las generaciones mayores de sus errores o de su silencio. ¿esto es parecido en Chile?

Calderón: Bueno, es lo mismo. Acá en Chile nosotros también tuvimos una situación parecida a la de Colombia. Que al fin del año 2019 hubo gran protestas sociales para cambiar el sistema neoliberal de los últimos 30 años y también para cambiar el régimen político de la constitución de los 80. Porque la constitución de 1980 es la constitución que dejó la dictadura de Pinochet para que nada cambiara en el régimen político y en la economía del país. Eso nunca ha cambiado, hasta ahora. Que después de una gran protesta, el gobierno reaccionó con mucha violencia en contra de la gente que protestaba y ahora al fin se va a escribir una nueva constitución.

Esto fue un trabajo, una revolución, digamos, que fue impulsada principalmente por jóvenes del colegio. O sea justamente cuando yo empezaba hacer teatro, 15, 16 años, pero ahora están en vez de hacer teatro, están saltándose las barras del metro para poder protestar contra el alza del pasaje. Y eso fue lo que empezó toda esta revolución. Entonces justamente ahora existe una gran admiración en la sociedad chilena por la fuerza política y la energía de estos jóvenes. ¡Son los que llevan la revolución y también de alguna forma es la generación que suena! Que sueña con cambiar todo porque de alguna forma mi generación fracasó en cambiar el país. Entonces ahora esta nueva generación viene con más fuerza y la obligación de uno es ponerse de tras de ellos para seguir el camino que ellos están abriendo.

Editorial juveníl: Que palabras más fuertes y alentadoras para terminar esta entrevista. Muchísimas gracias por su tiempo me encantó hablar con usted.

Calderón: Igualmente. Gracias a ti.

Editorial juveníl: Muchísima suerte en sus próximas obras. Estoy segura de que me encantarán.